La ludopatía es un problema psicológico que afecta a personas que se vuelven adictas al juego, principalmente por una falta de control, de autoestima y que son manipulables fácilmente. Los ludópatas están en gran riesgo de “contagiar” en cierta forma sus problemas a terceros, pues en muchas ocasiones terminan por buscar formas desesperadas con las que poder conseguir dinero para poder continuar jugando.

Las personas que son adictas al juego se las denomina ludópatas, y muchas de ellas empiezan a introducirse en este “mundo” tras una primera adicción a los videojuegos, pues en muchos casos tienen relación con el juego. Los juegos de azar parecen inofensivos desde el momento en que los vemos anunciados en la televisión o en programas de entretenimiento, y el hecho de gastar dinero de forma online hace que la persona pierda, en parte, una sensación de conexión con la realidad ya que sólo son números en pantalla que muchas veces parece que no se conecte con el hecho de que es dinero físico que se está gastando.

Las apuestas estimulan al cerebro, especialmente en el momento en que se realiza ésta, así como cuando se gana, de la misma forma que el alcohol y las drogas. Todo esto acaba por llevar a la persona a un trastorno que requiere de tratamiento y ayuda por parte de profesionales de la salud mental.

Los cambios de hábitos y de comportamiento suelen ser las primeras señales de la que la persona puede ser ludópata, especialmente si de repente aparecen problemas con el dinero y/u objetos de valor que ya no son de su propiedad o que desaparecen de la casa familiar, o incluso del lugar de trabajo.

Los problemas con el juego pueden aparecer tanto en edad adulta, como en la adolescencia, especialmente ahora que hay muchas aplicaciones de móvil con las que se pueden realizar apuestas sin ningún problema. Esta publicidad se da porque existe un vació legal ante la regulación de los juegos de azar y cómo deben ser regulados.

Síntomas de la ludopatía

Los síntomas de la ludopatía suelen seguir un patrón, y para que una persona desarrolle una adicción al juego hay una serie de factores que influyen directamente en su actitud y predisposición para desarrollar este tipo de “obsesión”. Si la persona suele tener trastornos de salud mental, como antecedentes de abuso de sustancias, así como diferentes niveles de trastornos de personalidad, se puede estar frente a un caso en el cual es mucho más fácil caer en una adicción a las apuestas.

Tanto para poder detectar si una persona tiene problemas con el juego, como si nosotros mismos estamos dentro de umbral de lo que es la ludopatía. Existen una serie de síntomas que son fácilmente detectables y que se pueden analizar de forma rápida y sencilla con un test adicción a la ludopatía:

  • Fácilmente irritable e inquieto ante problemas.
  • Intentar recuperar el dinero perdido a través de otros medios.
  • Mentir a los miembros de la familia y/o a otras personas cercanas para poder ocultar cuál es el volumen de dinero perdido.
  • Reducir las relaciones más cercanas (familia y amistades), poner en peligro el trabajo y/u oportunidades académicas o laborales, debido al gran nivel y volumen de las apuestas.
  • Constante atención a las apuestas y formas para ganar dinero sin implicar un esfuerzo de trabajo a cambio.
  • Realizar apuestas como puerta de escape de problemas, sentimientos de culpa, ansiedad o depresión.
  • Recurrir al robo, fraude o venta a terceros de elementos de valor para poder conseguir más dinero.
  • Necesidad interna de apostar cada vez más para poder lograr la misma sensación de emoción que las primeras ocasiones (algo similar a la adicción a algunas drogas, pues la persona necesita más y más volumen de dosis para poder superar la sensación a la que se ha acostumbrado).

Muchos ludópatas no ven nunca un fin a su problema con el juego, por lo que ni siquiera pueden llegar a ver un final a su problema, pues la adicción a las apuestas acaba siendo un círculo vicioso. Esto ocurre no sólo por la sensación que exige su cerebro, sino también porque siempre están expectantes al calendario de apuestas y de celebraciones, por lo que creen que la próxima vez el gran premio sí que será suyo.

Las personas que sufren de adicción a las apuestas terminan por desconfiar de su entorno más cercano, pues se sienten juzgadas aunque no sea el caso. Es por esto mismo que es importante un cambio de hábitos, círculos de amistades, ambientes que se frecuentan, y buscar ayuda profesional lo antes posible, pues el ludópata termina por alienarse de todas las relaciones que tenía hasta el momento.

Tratamiento de la ludopatía

La adicción a las apuestas viene marcada por una serie de problemas psicológicos y de educación, por lo que uno de los principales tratamientos de la ludopatía se desarrolla en este sentido. Poder reeducar a la persona en cuáles deben ser los hábitos correctos, así como reconducir su conducta son los principales elementos que se pueden tratar.

Para poder salir del problema de la ludopatía es necesario contar con la ayuda de profesionales psiquiátricos, especialmente después de la evaluación del nivel de los problemas que se quieren tratar a través de un test adicción a la ludopatía. Su compañía diaria y durante todo el tratamiento hacen que la persona cree un vínculo de “seguridad” alrededor de la posibilidad de salir de esta problemática y poder creer en un final para sus problemas con el juego.

Un elemento muy útil sobre cómo superar la adicción a la ludopatía es muy útil poder acudir a grupos de apoyo con los que conocer otros testimonios, la forma en que se están reformando, así como poder sentir una conexión con personas que comparten la misma problemática.

Para las personas que padecen adicción a las apuestas, es muy importante que alguien las pueda estar supervisando en el día a día, ya que suelen tener poca fuerza de voluntad y autocontrol. Además de asistir a sesiones de terapia con un profesional de la salud mental, debe estar el menor tiempo conectado a Internet para poder evitar tentaciones, de la misma forma que poder vigilar a dónde va y con quién se relaciona.

La ludopatía es una de las formas de adicciones con una recaída más sencilla, ya que puede parecer que se está lejos de poder volver al “camino” en el que se encontraba, pero las apuestas son fáciles de realizar incluso entre amigos o en el lugar de trabajo. Cuando una persona recae se vuelve más competitiva consigo misma, por lo que las apuestas serán mayores que previamente, y es un comportamiento muy sencillo de detectar especialmente en el entorno más cercano.