Existen multitud de tratamientos para el alcoholismo. Algunos abrazan a Cristo, otros abrazan a su familia, otros se meten en clínicas de rehabilitación, otros leen libros como el de Geoffrey Molloy… Mira, una cosa debes tener clara, nadie más que tú hará que dejes de beber.

No tienes que dejar de beber porque se lo prometas a Dios, o a tu mujer, o a tus amigos… vas a dejar de beber si te lo prometes a ti mismo, porque el que va a perder con todo esto serás tú: te quedarás solo y con el cuerpo hecho un asco. Por favor, si crees que tienes algún síntoma de alcoholismo, pide ayuda.

Este vídeo que te voy a poner te parecerá una tontería, pero te aseguro que no lo es:

Este otro de Coral Mujaes habla sobre cómo tocar fondo y salir del alcoholismo y,  para mí, marcó un punto de inflexión:

Coral era alcohólica y le habían pasado cosas que a mí también me habían pasado:

  • despertarte en sitios sin saber cómo has llegado ahí
  • quedar con gente con la que solo tienes en común beber
  • acostarte con gente con la que jamás te hubieses acostado de estar sereno
  • llegar a situaciones de ridículo social por estar borracho
  • salir cada día de la semana y dormir de día…

Cómo dejar de beber alcohol

Sin enrollarme más, existen unas cuantas maneras de dejar de beber. La principal, es que lo dejes porque tú quieres y puedes. También puedes acudir a cualquiera de estas clínicas para alcohólicos o:

  • Usar medicamentos por vía oral como el Disulfiram. No hará que dejes de beber, pero provoca síntomas extremadamente desagradables si bebes: vómito, dolor de cabeza, sofocos…
  • Usar medicamentos por vía intravenosa como el Vivitrol, usado también para la dependencia de opiáceos.
  • También puedes usar el Selincro, que te quita la ansiedad de tomarte una segunda copa
  • Buscar ayuda psicológica: entrar en tratamiento o terapia de grupo
  • Buscar tratamientos en centros residenciales o clínicas de desintoxicación

Pero, como ya he comentado, si quieres dejarlo como hice yo, propóntelo. Lo importante es que sepas que hay tratamientos para el acloholismo.

Cómo dejar el alcohol

Así es como lo dejé yo. Y, ojo, empecé mi alcoholismo en la adolescencia.

Todo empezó un día en el que me di cuenta de que llevaba bebiendo demasiada cantidad durante demasiado tiempo.

Era Domingo y me había emborrachado 4 días seguidos. Estaba en la cama intentando dormir con una resaca horrorosa. Empecé a contabilizar todo lo que había bebido esa semana:

  • 9 litros de cerveza
  • 3 litros de vino
  • 8 cubatas

Todo eso sin salir de noche. Durante el día.

Todo esto, mientras trabajaba y viajaba por trabajo. Lo compensaba tomándome 5 cafés solos al día y Gelocatil como para parar un tren.

Simplemente vi que esa situación vital era insostenible, patética y que solo me llevaría a morirme solo, puesto que nadie aguantaría a un ser humano así.

Ese día decidí dejar de beber.
Y así lo he hecho.
Pasándolas muy canutas y con mis altibajos, pero sin recaer.
Y tú también puedes hacerlo. Sé fuerte.

Share this...
Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone